Gente

Para Carlos Enrique, la segunda fue la vencida

por Daniel Morales Mendoza




Hacia 8 años  se había presentado al premio Compartir al Maestro, pero a lo ‘chambon’ como el mismo lo reconoce, esta vez lo hizo como debía ser y la prueba es la estatuilla de Gran Maestro que recibió del mismo presidente de la república Juan Manuel Santos. En un poco más de 20 minutos Carlos Enrique nos habla de su premio, lo que significa no sólo para él, sino para Contratación y que falta por hacer.


¿Carlos nace y vive en Contratación durante toda su vida?

Si, nací el 9 de abril de 1964 y estudie mi primaria por el año 1969, en el mismo instituto donde ahora dicto clase, pero que en ese entonces se llamaba Escuela Santo Domingo Sabio, preciso cuando termine la primaria al siguiente año iniciaron el bachillerato entonces seguí acá estudiando, termine a los 16 años y en diciembre eran los grados y después eran las reuniones de profesores, yo empecé a asistir a esas reuniones y me vincule como profesor aun siendo menor de edad, me pagaban los salesianos, porque preciso ese años se fue un profesor salesiano que estaba encargado de dibujo técnico, y esa era mi especialidad, ahí me quede como profesor, luego dicte artística, todos los dibujos que ve en el colegio son dibujos míos, tengo hasta un sitio web (http://carlosenrique.artelista.com/), entonces me fue a estudiar artes plásticas en la universidad de la Sabana, luego de eso hubo un curso para los profesores del colegio, yo digo que ese curso nos cambió la vida a todos, un proyecto de formación para profesores técnicos salesianos, lo patrocinaba Bélgica y Alemania y teníamos de profesores a Antana Mockus, Florence Thomas y entre todo eso aprendimos que el país tenía unos polos de desarrollo y uno de esos era la informática y las telecomunicaciones, cuando llegamos acá se nos ocurrió crear esta especialidad, pero en ese momento nadie quería apoyarla, la alcaldía decía que no había nadie capacitado para dictar eso, que no había plata para pagarle a alguien especializado que viniera, entonces con el rector de esa epoca Gilberto Fontecha, redactamos lo que queríamos hacer y lo mandamos como a 10 países, de Estados unidos nos regalaron 10 mil dólares y ese fue el inicio de la compra de equipos, claro que en ese entonces un solo equipo nos costó 17 millones con todas las licencias de los programas.

Luego hice un posgrado en Informática y Telemática en la Fundación Universitaria del Área Andina, y con el Sena, todo lo que yo dicto lo he aprendido en el Sena con los cursos virtuales.


¿De dónde sale la idea de la propuesta?

Cuando iniciamos lo hicimos haciendo enciclopedias para cada área, nos pasaban el currículo y nosotros las diagramábamos para que se guiaran por esa enciclopedia. Y después empecé a hacer un trabajo con la comunidad salesiana para recuperar la memoria histórica y de ahí salió la idea que en el especialidad los alumnos  sintieran el apego por el pueblito y empezamos a trabajarle a la memoria histórica desde hace 6 años y acá es fácil porque tenemos mucho material para investigar, hemos visto todos los archivos del sanatorio, de la alcaldía, a los ancianitos de 80 para arriba los entrevistamos, tenemos una línea de tiempo desde que nació el Lazareto hasta hoy día, de los alcaldes, personeros, rectores. La idea es que ahora todo el mundo lo conozca y visite nuestros sitios.


¿Antes se había postulado al premio Compartir?

Si, me había postulado como hace 8 años, pero lo había hecho presentando la creación de la especialidad de Informática y comunicaciones, pero fue a lo chambón, pero esta vez leímos bien y vimos que tenía que dar respuesta a un problema. ¿Qué problema había aquí? Uno, que los muchachos llegan del colegio y no hay la interrelación con los familiares, pasan derecho al televisor o al computador, cada cual por su lado, eso lo quisimos solucionar con la actividad de que cada alumno realizara su árbol genealógico. Otro problema, es que sienten apatía por decir que son de Contratación, muchos por el hecho de que aquí hubo enfermos de lepra no se sienten orgullosos de decir que son de acá y yo creo que con esto sí ha cambiado la mentalidad de todos los que están por fuera. Evidencias se las puedo mostrar en el Facebook, tenemos fotos del lazareto de hace 30 años, de la época que los ex alumnos vivieron y ellos empiezan a sentir el cariño por el pueblo.


¿Cuál fue su reacción cuando recibió el premio?

Cuando uno está allá es súper traumatizante, cuando están los 19 nominados empiezan a salir los 5 premios especiales. Esto es como un reinado, cuando están los 9 semifinalistas, yo dije va cambiando la historia, y estaba yo ahí, había más moral, el primer día que uno llega allá lo colocan a compartir con los demás compañeros las experiencias. Había otro profesor que era de Caño del Oro de Cartagena y era parecida la propuesta, yo decía este es el que me va a dar pelea. Cuando primero nombraban los tres maestros ilustres y nombraron a este muchacho de Cartagena, ahí descanse, pero yo no quería que me nombraran dentro de los ilustres porque ya veía que tenía mucho chance de ganar. Entonces venia ya el ‘Gran Maestro’ y empezó a hablar el presidente, uy mano.. como 20 minutos que cosa traumatizante, espere para que diga rápido, y ya cuando destapo el sobre y dijo –el premio es para Carlos Enrique Sánchez- no, que alegría increíble, yo ya había visto donde estaba la familia, lo único es que le dije a mi mujer que no hiciera escándalo porque sufre de los nervios. No, es increíble y todo lo que viene después, a uno le dan plata también, ya me los dieron 40 millones y ahora 10 millones que vienen para el colegio más una biblioteca que le dan al colegio también de otro patrocinador que es la editorial Magisterio. Y acá en el pueblo usted viera el recibimiento, con carrozas, con todos los carros del pueblo, los caballos.

 


¿Cómo piensa seguir innovando con su propuesta?

Pienso hacer un diseño de cómo aplicarlo desde el área de Español, porque es una materia clave para poder implementar todo esto de las comunicaciones. Pienso que el año entrante, que voy a estar viajando mucho, dirigir las clases por internet, puedo con varios programas instalados en el servidor estar pendiente de las actividades que los muchachos esten haciendo. Lo otro es trabajar en ambientes virtuales. Tenemos una idea para que desde el computador podamos controlar todos los bombillos de una casa, a través de sensores que se ponen en las tomas, se les envía un mensaje, tratar de resolver problemas en la comunidad desde el colegio. Yo creo que el futuro de los colegios es eso, involucrarse y ofrecer soluciones. Para mí la clave de la educación está en el docente, si uno es piloso nunca va a tener problemas da aula ni nada de eso.


Cuando usted les cuenta a los muchachos el proyecto, ¿cómo reaccionan?

Acá uno no necesita mucha motivación, antes toca es frenarlos, uno les coloca los parámetros, pero cuando usted se cuenta ya están terminando, son súper creativos, ahorita un chino me estaba mostrando en el celular que estaba haciendo una página en java, y nosotros nada de enseñar java.


Algo que yo veo es que tienen mucho medios de difusión

Si, ahora tenemos un sitio que se llama http://ciberitis.blogspot.com/ y estamos tratando de unificar todo en un ese solo sitio, porque usted viera la cantidad de blogs que tenemos, es mejor tener un solo sitio ya que uno no se acuerda de todos los nombres. También debemos unificar estilos, eso es un salpicón, aunque uno les dice por ejemplo tamaño de letra, pero igual hay unos que hacen otro cuento, le meten matachos, colores y quedan muchos estilos.


¿Carlos piensa seguir en Contratación?

Si, hasta que me muera, a mi me han salido muchos trabajos en Bogotá, a dirigir la imprenta de los salesianos, en Zapatoca, en Bucaramanga, todos los trabajos que yo hago si los puedo hacer aquí en Contrata, me le mido pero si tengo que irme del pueblo, no, que me pagan el doble, es que yo no lo hago por plata, me nace y quiero lo que estoy haciendo acá.




Daniel Morales Mendoza

Diseñador Gráfico de profesión, programador web por vocación, docente por que le gusta y escritor, porque... mmm... porque es un gran ejercicio que no solo relaja la mente, la ejercita y alimenta. Le entusiasma la labor antes de... la investigación, recoger información y por supuesto conocer gente interesante donde quiera que exista una historia.

Comenta este artículo